Category Archives: Tarot de Marsella

CURSO DE TAROT, En Guadalajara

CURSO DE TAROT

caballero-de-pentaculos

Aprende a leer el Tarot desde una perspectiva terapéutica, como medio de autoconocimiento y autodescubrimiento, descubre los vínculos del Tarot con otros lenguajes mágicos como la Astrología, la Kábala y la mitología de diversos pueblos.

TEMAS:

  1. Arcanos Mayores y Menores.
  2. Numerología y Tarot.
  3. Tarot  y Astrología.
  4. Tarot y Geometría Sagrada.
  5. Tarot y Mitología.
  6. Lecturas, tiradas, interpretaciones, análisis, conclusiones y diagnósticos.

FECHA:

A partir del Sábado 3 de Diciembre a las 11 Am.

LUGAR:

Librería Keops, La Gran Pirámide. Calle Madero #681. Casi esquina con Av. Federalismo. Guadalajara Jalisco. México.

INFORMES:

Tel. 01 33 3826 3871

IMPARTIDO POR:

Adán de Abajo.

carneur@yahoo.com.mx

CUOTA DE RECUPERACIÓN

$150.oo Ciento Cincuenta Pesos

REQUISITOS:

Adquirir previamente y llevar un Tarot de Marsella o Waite, para poder aprender, y realizar los ejercicios.

El Universo representado en el Tarot y la Astrología

Luluz

 

Por: Adán de Abajo

 

En la desesperación vital hay tres caminos bien delimitados: la postura mística, de fe, el escepticismo o el seguir indagando por otros medios.

(Johann Rodd –El Enigma de los Grandes Sistemas Adivinatorios)

 

El Tarot es muchas cosas al mismo tiempo, es todo, menos un objeto diabólico para predecir el futuro y sugestionar a los incautos: es principalmente un maestro que nos  enseña cada día cosas nuevas, produciendo una experiencia íntima que permite avanzar en niveles profundos de significación de las imágenes, a partir del progreso en el conocimiento de uno mismo.

Algo semejante deben sentir quienes dedican su vida completa al estudio de la Kabalah, de antiguos sistemas de Magia Ancestral, o de las escrituras del Nuevo Testamento, pues todos ellos, incluyendo el Tarot, constituyen Libros Sagrados, es decir textos que prácticamente se encuentran vivos y dialogan, cobran vida, realizan nuevos planteamientos cada vez a quienes se dedican con devoción, seriedad y respeto a ellos. Cuyo estudio no finaliza jamás.

El Tarot también consiste en un ancestral mapa del Universo. Lo contiene todo: nuestra galaxia, los planetas, el Sol, referencias a diversos planos astrales y dimensiones a las que presuntamente podría llegar a acceder aquel que se aventure a descifrar correctamente y seguir sus instrucciones.

Uno de los Tarots más populares en la actualidad es el Rider White, producido por un sabio inglés  y una de sus alumnas más allegadas a finales del siglo XIX. Este mazo de cartas fue popularizado enormemente en los Estados Unidos por la New Age y la moda Hippie de finales de los sesenta e inicios de los setentas. Suerte semejante tuvo la astrología, de la cual se hablará en seguida, quien vivió un proceso de enorme popularización junto con el Tarot luego de la oleada hippie y los movimientos orientalistas y psicológicos en Norteamérica, sobre todo en ciertos sectores de Palo Alto California y San Francisco, desde donde se extendió hacia el resto de la Unión Americana.

También existen otros tipos de mazos de Tarot, aún más profundos en su contenido y alcance psicológico: El Marsella –uno de los primeros de la historia-, el Toth, creado por el mago e investigador Aleister Crowley, etc.

Siempre recomendamos a quien se va a iniciar en el conocimiento del Tarot  o a quien no tiene antecedentes previos en él, comenzar primero con el estudio del White, antes de pretender sumergirse en otros tipos diferentes de mazos. Debido a su sencillez y a la explicitud de sus símbolos. Los cuales prácticamente le indican por sí solos al aprendiz la interpretación apropiada y sus contenidos.

La astrología es sumamente antigua, sus orígenes se pierden en los imperios más antiguos de la humanidad: sumerios, persas, mayas, chinos.  Durante la inquisición fue prohibida y desapareció prácticamente de Europa, para luego ser reintroducida en el Renacimiento por algunos sabios como Paracelso, Giordano Bruno, Eliphas Levi, etc. 

Desde los más antiguos interpretes del Tarot, se habían observado correspondencias indiscutibles entre el sistema de la astrología y algunos de los arcanos del Tarot, si no es que la mayoría de ellos. Particularmente, con los arcanos mayores del Tarot existe un paralelismo indudable, sobre todo entre los signos del Zodiaco y algunos de sus símbolos. Otros de ellos, corresponden también con el lenguaje de la Astrología y se encuentran relacionados con los planetas: el Sol, la Luna, etc.

A continuación presentamos la correspondencia entre los 12 signos zodiacales y algunos arcanos mayores, para los interesados:

  1. Aries=El Emperador: Autoridad Espiritual, Equilibrio Mental, Liderazgo, Dominio del Mundo Material y Económico
  2. Tauro=El Papa: Abridor de Puertas para Sí mismo y otros, puertas del mundo material y espiritual. Es un Guía Espiritual, un Chamán, equilibrio entre materia y espíritu.
  3. Géminis=Los Enamorados: Autoconocimiento, Auto-amor, Gran Intelecto, Viajero, interior y externo. Reconciliador consigo mismo
  4. Cáncer=La Luna: Muy Emocional, Tradicionalista, Fecundidad. Tranquilo, Espera con paciencia.
  5. Leo=La Fuerza: Autocontrol, Equilibrio Mente-Cuerpo, dominio del Animal Interior, Superador de Grandes Obstáculos con éxito
  6. Virgo=El Ermitaño: Introspección, Cierra Ciclos internos, rompe con el pasado, cierra puertas, ayuda a otros a cerrarlas, sana el pasado. Racional.
  7. Libra=La Justicia: Comunicadores a más no poder, saca por medio de la palabra todo lo interno.
  8. Escorpio=La Muerte: Emociones intensas, barre todo lo que no sirve, prepara el terreno para los cambios.
  9. Sagitario:=La Templanza: Armonización y Equilibrio de fuerzas, a veces opuestas, horizontes lejanos, filosóficos y estudiosos.
  10. Capricornio=El Diablo: Profesional, responsable, se deja llevar por las apariencias, leal, cariñoso, arriesgado, rebelde.
  11. Acuario=La Estrella: Humanitario, tranquilo, sereno, emocional
  12. Piscis=El Colgado: Sacrificio, arriesgado, tiene una meta a largo plazo y sabe que la conseguirá, aunque tenga que sacrificarse y aguardar por ella.

Los planetas de nuestra galaxia también se encuentran representados en algunos de los principales y más conocidos arcanos mayores del Tarot:

  1. Mercurio: correspondiente en el Tarot al Mago, arcano II: juventud, creatividad, producción nocturna, artes y magia.
  2. Venus: También la Diosa Madre, la Virgen María: en el Tarot Corresponde a la Emperatriz: fertilidad, protección, amor sin condiciones, abundancia, capacidad de perdón y misericordia.
  3. Marte: En el Tarot es el Emperador, el arcano III, autoprotección, fuerza, poder personal, capacidad de defensa e incluso de agresión.
  4. Júpiter: En el organismo humano corresponde con el sistema inmunológico: la capacidad de auto curarse y auto regenerarse. En el Tarot es el arcano XXI, el Juicio o el Juicio Final.
  5. Saturno: El planeta de la inteligencia, representado en el ser humano en sus lóbulos frontales. En el Tarot es el Carro o el arcano VII.
  6. Urano: El placer por el placer: sexual, lúdico, vital. En el Tarot es el Loco, el arcano 0.
  7. Neptuno: En el Tarot corresponde a la Torre, uno de los más poderosos e impresionantes arcanos. Su función es desvanecer las máscaras de lo falso y la destrucción de lo superfluo para sacar a la luz lo esencial.
  8. Plutón: Representado en el Tarot por el último arcano, el XXI, o el Universo: el último nivel energético, la unión y restauración de todos los elementos, el éxito total, la integración de los opuestos.

 

 

 

El Tarot y la Astrología poseen un origen común y muchos puntos de correspondencia

mandala arcangel gabriel

 

Por: Adán de Abajo

Se nos presenta esta como la Luz Zodiacal, un débil resplandor que se proyecta desde aquel a la lejanía… La Luz Zodiacal evidentemente representa una nube de forma de lente de alguna materia muy rarificada, que aparece como una segunda aura o aura exterior del Sol que se extiende hasta tan lejos que alcanza la órbita de la Tierra.

 (RODNEY COLLIN –El Desarrollo de la Luz)

 

 

1.

Aprendí a leer el Tarot desde los 18 años de edad. Nunca tomé curso alguno, además de los innumerables libros y artículos electrónicos asimilados con la finalidad de profundizar en su historia y el significado de cada carta. Desde entonces no he dejado de interpretarlo, tirar sus cartas y enseñar a otros a manejarlo. El Tarot es un maestro que te  enseña cada día cosas nuevas, produciendo una experiencia íntima que permite avanzar en niveles profundos de significación de las imágenes, a partir del progreso en el conocimiento de uno mismo. Imagino que una experiencia semejante deben sentir quienes dedican su vida completa al estudio de la Kabalah, de antiguos sistemas de Magia Ancestral, o de las escrituras del Nuevo Testamento, pues todos ellos, incluyendo el Tarot, constituyen Libros Sagrados, es decir textos que prácticamente se encuentran vivos y dialogan, cobran vida, realizan nuevos planteamientos cada vez a quienes se dedican con devoción a ellos. Cuyo estudio no finaliza jamás.

El primer Tarot que tuve en mis manos fue un Rider White, producido por un sabio inglés  y una de sus alumnas más allegadas a finales del siglo XIX. Este mazo de cartas fue popularizado enormemente en los Estados Unidos por la New Age y la moda Hippie de finales de los sesenta e inicios de los setentas. Sus miembros experimentaban con drogas psicodélicas, arte, yoga y algunas disciplinas esotéricas como el Tarot, las Runas, el I Chin. Suerte semejante tuvo la astrología, de la cual se hablará en seguida, quien vivió un proceso de enorme popularización junto con el Tarot luego de la oleada hippie y los movimientos orientalistas y psicológicos en Norteamérica, sobre todo en ciertos sectores de Palo Alto California, desde donde se extendió hacia el resto de la Unión Americana. Después por toda América Latina.

A tal grado fue popularizado el Tarot de White en esos años, que en la actualidad, para una inmensa mayoría de personas y del imaginario colectivo, el único modelo genérico de Tarot existente es el de Rider White.

El Rider fluyó en mis manos desde los primeros días y me permitió desarrollar la habilidad de manejar las cartas y entender sus símbolos casi de inmediato, como si lo supiera de antemano.

Siempre recomiendo a quien se va a iniciar en el conocimiento del Tarot  o a quien no tiene antecedentes previos en él, comenzar primero con el estudio del White, antes de pretender sumergirse en otros tipos diferentes de mazos. Debido a su sencillez y a la explicitud de sus símbolos. Los cuales prácticamente le indican por sí solos al aprendiz, la dirección de la lectura y sus contenidos.

Durante 10 años el Tarot White fue mi instrumento de trabajo, mi confidente, a veces mi único amigo.

Luego surgió mi interés en el valor psicológico y secreto de los números. El Tarot Rider White no daba para más: su concepción numerológica es demasiado pobre. Se había terminado con él una etapa importante de mi vida, entre los 20 y los treinta y un años de edad. El Tarot White posee una limitada concepción numerológica, aunque algunos de sus defensores, pues hay quien toda su vida trabaja con él, sostengan lo contrario. Números como el 5, 6, 8, 9 son abiertamente negativos en el antiguo sistema en que se basa su cronología. Lo cual constituye más bien un prejuicio conceptual e incluso sexista por parte de sus estudiosos. Una visión muy machista, en detrimento de la energía femenina que tanto hombres como mujeres poseemos es la que rige el valor numérico de sus cartas. Probablemente porque los principales especialistas de la Golden Dawn, a dónde pertenecía White, eran varones.

Entonces llegó a mis manos el Marsella y un nuevo lenguaje para entender los rostros y las miradas se abrió. También con los números, pues el Marsella le brinda el valor justo a números que son francamente femeninos como el 5, el 8 y el 10.

Cuatro años de trabajo con el Marsella, que aún me sigue pareciendo un gran maestro, el cual puede enseñar bastante, y llegué al Tarot de Toth, creado por Alesiter Crowley, el cual le brinda bastante énfasis a los números cinco, a los Caballeros y a las Reinas. Pero sobre todo a los aspectos astrológicos del Tarot.

De tanto darle al Toth, en los últimos meses del 2014 comencé a sentir un interés mayor en la Astrología en los últimos tiempos. Jamás había prestado demasiada atención a los signos del Zodiaco.

La astrología es sumamente antigua, sus orígenes se pierden en los imperios más antiguos de la humanidad: sumerios, persas, mayas, chinos.  Durante la inquisición fue prohibida y desapareció prácticamente de Europa, para luego ser reintroducida en el Renacimiento por algunos sabios como Paracelso, Giordano Bruno, Eliphas Levi, etc.

  1. Correspondencias psicológicas y simbólicas de los signos del Zodiaco y algunos Arcanos del Tarot

Desde los más antiguos interpretes del Tarot se había observado correspondencias indiscutibles entre el sistema de la astrología y algunos de los arcanos del Tarot, si no es que la mayoría de ellos. Particularmente, con los arcanos mayores del Tarot existe un paralelismo indudable, sobre todo entre los signos del Zodiaco y algunos de sus símbolos. Otros de ellos, de los que no hablaremos hoy ni en este espacio corresponden también con el lenguaje de la Astrología pero particularmente están relacionados con los planetas: el Sol, la Luna, etc.

Todo ellos nos hace pensar que tanto el Tarot como la ciencia astrológica tienen probablemente un origen común, o ambos fueron parte de un sistema muy antiguo de explicación del universo y del desarrollo espiritual que se fragmento para luego constituirse en los actuales modelos de Tarot y astrología separados que conocemos.

A continuación presentamos la correspondencia entre los 12 signos zodiacales y algunos arcanos mayores, para los interesados:

ASTROLOGÍA Y SIGNO ZODIACAL ARCANO DEL TAROT
Aries El Emperador: Autoridad Espiritual, Equilibrio Mental, Liderazgo, Dominio del Mundo Material y Económico
Tauro 1.       El Papa: Abridor de Puertas para Sí mismo y otros, puertas del mundo material y espiritual. Es un Guía Espiritual, un Chamán, equilibrio entre materia y espíritu.

 

Géminis 2.       Los Enamorados: Autoconocimiento, Auto-amor, Gran Intelecto, Viajero, interior y externo. Reconciliación consigo mismo

 

Cáncer 3.       La Luna: Muy Emocional, Tradicionalista, Fecundidad. Tranquilo, Espera con paciencia.

 

Leo 4.       La Fuerza: Autocontrol, Equilibrio Mente-Cuerpo, dominio del Animal Interior, Superador de Grandes Obstáculos con éxito

 

Libra 5.       La Justicia: Comunicadores a más no poder, saca por medio de la palabra todo lo interno.

 

Virgo 6.       El Ermitaño: Introspección, Cierra Ciclos internos, rompe con el pasado, cierra puertas, ayuda a otros a cerrarlas, sana el pasado. Racional.

 

Escorpio 7.       La Muerte: Emociones intensas, barre todo lo que no sirve, prepara el terreno para los cambios.

8.       Sagitario:=La Templanza: Armonización y Equilibrio de fuerzas, a veces opuestas, horizontes lejanos, filosóficos y estudiosos.

 

Sagitario 9.       La Templanza: Armonización y Equilibrio de fuerzas, a veces opuestas, horizontes lejanos, filosóficos y estudiosos.

 

Capricornio 10.    El Diablo: Profesional, responsable, se deja llevar por las apariencias, leal, cariñoso, arriesgado, rebelde.

 

Acuario 11.   La Estrella: Humanitario, tranquilo, sereno, emocional
Piscis 12.    El Colgado: Sacrificio, arriesgado, tiene una meta a largo plazo y sabe que la conseguirá.

 

 

 

 

 

 

Antes de que te lean las Cartas

Barcostar

1

Al igual que no recomendaríamos beber tequila cuando alguien se encuentra en el abismo de una depresión o en el fango de un duelo amoroso, mucho menos sugeriríamos en esos momentos difíciles, acudir al Tarot o a cualesquiera métodos de adivinación a la mano.

Es numerosa la gente quien recurre a las Cartas, las Runas, Astrología  o a brujerías varias, como salida fácil o puerta de escape, en el peor pico de sus crisis personales. Es cierto que los métodos de adivinación son buenos consejeros y guías en los periodos de quiebre sentimental. Siempre y cuando se tenga la experiencia adecuada y el conocimiento apropiado tras de ellos.
Pero tampoco obran milagros, sobre todo cuando no se desea asumir las responsabilidades personales causantes de la crisis. Cosa bastante común. Esto, sumado a la energía personal del tarotista, brujo, terapeuta o adivino en cuestión, pues encontrar uno confiable, en ocasiones y por estos días, exige un grado de dificultad análogo al de hallar una pareja afín  o dar con un buen amigo sincero. Los riesgos son grandes:  caer absorbido por una coctelera de emociones y energías nada claras, enturbiadas y revueltas que en no pocos casos, si no ayudan al buscador, pueden arrastrarlo a un laberinto de confusiones aún mayores, del que a veces no es nada sencillo salir.

2

Acudan al Tarot, a las Runas, al I Chin o a cualquier otro método de adivinación u orientación espiritual, con la mente y el corazón tranquilos y despejados. Cuando se haya limpiado la tormenta de la mente; la calma siempre llega.

¿Suena paradójico…? ¿Buscar consejo cuando no lo requiero…? ¿Entonces para qué son estas cosas extrañas llamadas magias y adivinaciones…?

Utilícenlos más bien como herramientas de autoconocimiento y guía, cuando ya se esté a punto de tomar una decisión, tras haberse cuestionado bastante a ustedes mismos.

El objetivo de toda magia, psicoanálisis o tradición espiritual, es crear en el iniciado o buscador un centro magnético-emocional, que le permita equilibrarse por sí solo en la vida, tomando decisiones por sí mismo tras ponderar todas sus posibilidades y caminos por cuenta propia. Enseñarnos a caminar con nuestros pies y de ningún modo con los de nadie más.

La ayuda de cualquier adivino, tarotista o terapeuta debe ser siempre temporal. Si andamos en busca de alguien exterior a nuestra conciencia, un papá o gurú que nos dictamine qué hacer en todo momento para eludir la responsabilidad de decidir por nosotros, nos estamos exponiendo a alejarnos aún más del verdadero Yo y de lo realmente espiritual; e incluso a hacernos un  daño de grandes proporciones.

La finalidad de toda escuela psicoanalítica y/o espiritual, es el desarrollo en nuestro ser, de un Órgano Lumínico Interior que nos permita, en todas partes y ante las circunstancias más variantes e incluso más difíciles, ser nuestra propia lámpara que no sólo ilumine nuestro camino, sino el de quienes nos rodean.

De esto hablaban finalmente los antiguos ocultistas y esoteristas de todos los tiempos, cuando se referían al Hermetismo: crear un centro emocional-espiritual, blindado contra los ataques y variaciones del mundo externo.

¿Y qué es lo verdaderamente espiritual, no faltará quien pregunte…? Y con toda razón. No lo sabemos, pero tampoco nadie puede decírnoslo, más que el resultado del camino que cada quien edifique y elija con grandes esfuerzos y tras largas crisis bien asumidas y manejadas.

 

LOS SIGNOS DEL ZODIACO Y ALGUNOS ARCANOS MAYORES DEL TAROT

ataduras 

Hay todavía una emanación del Sol más atenuada.

Se nos presenta esta como la Luz Zodiacal,

un débil resplandor que se proyecta

desde aquel a la lejanía…

La Luz Zodiacal evidentemente representa

 una nube de forma de lente

de alguna materia muy rarificada,

que aparece como una segunda aura

o aura exterior del Sol

que se extiende hasta tan lejos

que alcanza la órbita de la Tierra.

 

(RODNEY COLLIN –El Desarrollo de la Luz)

 

A mi amigo Javier de la Torre, quien me introdujo en la Astrología.

 

  1. De los primeros pasos en el Tarot, hacia la Numerología y después a los Contenidos Astrológicos de los Arcanos

Aprendí a leer el Tarot desde los 22 años de edad. Nunca tomé curso alguno, además de los innumerables libros y artículos electrónicos asimilados con la finalidad de profundizar en su historia y el significado de cada carta. Desde entonces no he dejado de interpretarlo, tirar sus cartas y enseñar a otros a manejarlo. El Tarot es un maestro que te  enseña cada día cosas nuevas, produciendo una experiencia íntima que permite avanzar en niveles profundos de significación de las imágenes, a partir del progreso en el conocimiento de uno mismo. Imagino que una experiencia semejante deben sentir quienes dedican su vida completa al estudio de la Kabalah, de antiguos sistemas de Magia Ancestral, o de las escrituras del Nuevo Testamento, pues todos ellos, incluyendo el Tarot, constituyen Libros Sagrados, es decir textos que prácticamente se encuentran vivos y dialogan, cobran vida, realizan nuevos planteamientos cada vez a quienes se dedican con devoción a ellos. Cuyo estudio no finaliza jamás.

El primer Tarot que tuve en mis manos fue un Rider White, producido por un sabio inglés  y una de sus alumnas más allegadas a finales del siglo XIX. Este mazo de cartas fue popularizado enormemente en los Estados Unidos por la New Age y la moda Hippie de finales de los sesenta e inicios de los setentas. Sus miembros experimentaban con drogas psicodélicas, arte, yoga y algunas disciplinas esotéricas como el Tarot, las Runas, el I Chin. Suerte semejante tuvo la astrología, de la cual se hablará en seguida, quien vivió un proceso de enorme popularización junto con el Tarot luego de la oleada hippie y los movimientos orientalistas y psicológicos en Norteamérica, sobre todo en ciertos sectores de Palo Alto California, desde donde se extendió hacia el resto de la Unión Americana. Después por toda América Latina.

A tal grado fue popularizado el Tarot de White en esos años, que en la actualidad, para una inmensa mayoría de personas y del imaginario colectivo, el único modelo genérico de Tarot es el de Rider White.

El Rider fluyó en mis manos desde los primeros días y me permitió desarrollar la habilidad de manejar las cartas y entender sus símbolos casi de inmediato, como si lo supiera de antemano.

Siempre recomiendo a quien se va a iniciar en el conocimiento del Tarot  o a quien no tiene antecedentes previos en él, comenzar primero con el estudio del White, antes de pretender sumergirse en otros tipos diferentes de mazos. Debido a su sencillez y a la explicitud de sus símbolos. Los cuales prácticamente le indican por sí solos al aprendiz, la dirección de la lectura y sus contenidos.

Durante 10 años el Tarot White fue mi instrumento de trabajo, mi confidente, a veces mi único amigo.

Luego surgió mi interés en el valor psicológico y secreto de los números. El Tarot Rider White no daba para más: su concepción numerológica es demasiado pobre. Se había terminado con él una etapa importante de mi vida, entre los 20 y los treinta y un años de edad. El Tarot White posee una limitada concepción numerológica, aunque algunos de sus defensores, pues hay quien toda su vida trabaja con él, sostengan lo contrario. Números como el 5, 6, 8, 9 son abiertamente negativos en el antiguo sistema en que se basa su cronología. Lo cual constituye más bien un prejuicio conceptual e incluso sexista por parte de sus estudiosos. Una visión muy machista, en detrimento de la energía femenina que tanto hombres como mujeres poseemos es la que rige el valor numérico de sus cartas. Probablemente porque los principales especialistas de la Golden Dawn, a dónde pertenecía White, eran varones.

Entonces llegó a mis manos el Marsella y un nuevo lenguaje para entender los rostros y las miradas se abrió. También con los números, pues el Marsella le brinda el valor justo a números que son francamente femeninos como el 5, el 8 y el 10.

Cuatro años de trabajo con el Marsella, que aún me sigue pareciendo un gran maestro que puede enseñar bastante, y llegué al Tarot de Toth, creado por Alesiter Crowley, el cual le brinda bastante énfasis a los números cinco, a los Caballeros y a las Reinas. Pero sobre todo a los aspectos astrológicos del Tarot.

De tanto darle al Toth, en los últimos meses del 2014 comencé a sentir un interés mayor en la Astrología en los últimos tiempos. Jamás había prestado demasiada atención a los signos del Zodiaco.

La astrología es sumamente antigua, sus orígenes se pierden en los imperios más antiguos de la humanidad: sumerios, persas, mayas, chinos.  Durante la inquisición fue prohibida y desapareció prácticamente de Europa, para luego ser reintroducida en el Renacimiento por algunos sabios como Paracelso, Giordano Bruno, Eliphas Levi, etc.

  1. Correspondencias psicológicas y simbólicas de los signos del Zodiaco y algunos Arcanos del Tarot

Desde los más antiguos interpretes del Tarot se había observado correspondencias indiscutibles entre el sistema de la astrología y algunos de los arcanos del Tarot, si no es que la mayoría de ellos. Particularmente, con los arcanos mayores del Tarot existe un paralelismo indudable, sobre todo entre los signos del Zodiaco y algunos de sus símbolos. Otros de ellos, de los que no hablaremos hoy ni en este espacio corresponden también con el lenguaje de la Astrología pero particularmente están relacionados con los planetas: el Sol, la Luna, etc.

A continuación presentamos la correspondencia entre los 12 signos zodiacales y algunos arcanos mayores, para los interesados:

  1. Aires=El Emperador: Autoridad Espiritual, Equilibrio Mental, Liderazgo, Dominio del Mundo Material y Económico
  2. Tauro=El Papa: Abridor de Puertas para Sí mismo y otros, puertas del mundo material y espiritual. Es un Guía Espiritual, un Chamán, equilibrio entre materia y espíritu.
  3. Géminis=Los Enamorados: Autoconocimiento, Auto-amor, Gran Intelecto, Viajero, interior y externo. Reconciliador consigo mismo
  4. Cáncer=La Luna: Muy Emocional, Tradicionalista, Fecundidad. Tranquilo, Espera con paciencia.
  5. Leo=La Fuerza: Autocontrol, Equilibrio Mente-Cuerpo, dominio del Animal Interior, Superador de Grandes Obstáculos con éxito
  6. Virgo=El Ermitaño: Introspección, Cierra Ciclos internos, rompe con el pasado, cierra puertas, ayuda a otros a cerrarlas, sana el pasado. Racional.
  7. Libra=La Justicia: Comunicadores a más no poder, saca por medio de la palabra todo lo interno.
  8. Escorpio=La Muerte: Emociones intensas, barre todo lo que no sirve, prepara el terreno para los cambios.
  9. Sagitario:=La Templanza: Armonización y Equilibrio de fuerzas, a veces opuestas, horizontes lejanos, filosóficos y estudiosos.
  10. Capricornio=El Diablo: Profesional, responsable, se deja llevar por las apariencias, leal, cariñoso, arriesgado, rebelde.
  11. Acuario=La Estrella: Humanitario, tranquilo, sereno, emocional
  12. Piscis=El Colgado: Sacrificio, arriesgado, tiene una meta a largo plazo y sabe que la conseguirá.

EL MUNDO QUE CONOCEMOS: La Historia del Psicotarotista

alter 3

El Hombre o el Microcosmos, la Unidad,

Es el principio de todos los mundos.

(GÉRARD DE PAPUS –El Tarot de los Bohemios)

1.

Las dificultades debidas a su situación económica y la desesperación de los últimos tiempos, le hicieron acudir de nueva cuenta a su viejo Tarot: un Ryder White medio despintado de tanto uso que guardaba dentro de una bolsita hecha con un calcetín. Cuando niño lo pidió a su padre como regalo en un cumpleaños y aprendió a leerlo por su propia cuenta, con una facilidad sorprendente, tan sólo admirando las imágenes en las cartas. Más tarde descubrió que desde tiempos antiguos los especialistas las llamaban arcanos, porque cada una de ellas poseía un secreto, el cual era preciso develar.

Las imágenes de los arcanos lo sedujeron e inquietaron, pero sobre todo en sus números, encontró desde la edad de diez años, una magia desquiciante de la que ya no podría desprenderse. Sin quererlo y sin saber, se encontraba en el umbral de una antiquísima ciencia, practicada por Pitágoras, Platón, Gérard de Papus, Aleister Crowley, Piotr Ouspensky y muchos otros desde los albores de los tiempos.

Se las leía a sus tías abuelas, medio brujas, cuando menos en la apariencia: mujeres hoscas y burlonas, con los ojos brotados por el hipertiroidismo, la nariz deformada debido a los trastornos del corazón y los riñones, verrugas y manchas en sus rostros y manos, producto de la senectud. Eran muy buenas con él a pesar de su aspecto tenebroso:

“Léenos las cartas hijo…” Le pedían cada que una nueva reunión familiar congregaba a todos los miembros del clan. Sus padres nunca estuvieron del todo de acuerdo, debido a su catolicismo, que prohibía por decreto, todo cuanto se pareciera a los juegos de azar, las mancias y la brujería.

Y él procedía a extraer su calcetín  color rojo y blanco de rombitos con líneas azules que siempre llevaba consigo. Mostrando en su rostro un tono severo que a veces atacaba de risa a sus familiares y en otras ocasiones también los asustaba por la precisión de sus predicciones y la habilidad con que podía exponer el alma de aquellos que se atrevían a solicitarle una consulta de Tarot.

Con los años y sobre todo con su ingreso a la Facultad de Economía, el viejo Tarot White quedó almacenado y relegado en el fondo de su cajón del escritorio. La pasión por los números se había transmutado en toda una vocación y un carisma que le arrastró a querer dedicar su vida entera a ellos. Leía, hacía ejercicios  de cálculo y practicaba todos los días en su desgastado libro de Álgebra de A. Baldor, el cual adoraba con toda su alma. Gracias a su habilidad numérica pudo ingresar con el primer lugar en el examen de admisión a la escuela de Matemáticas y Economía.

Mientras aún era estudiante fue llamado por el Banco Nacional  para trabajar como asesor financiero. Se enfocó en realizar fuertes cálculos matemáticos que pretendían anticipar crisis económicas o decidir el rumbo de las inversiones a las que se dedicarían los capitales del país.

En todos esos años nunca tocó el Tarot.

2.

Su amor por los números tan sólo era superado por el amor que sentía por Heréndira. Se conocieron en la video sala de la biblioteca de la Universidad mientras asistían a la proyección de una película muda en blanco y negro. Ella lo miraba de reojo y fingió dejar caer su bolso cuando pasó cerca de él, para obligarlo a interactuar y derretir su congelamiento.

El joven Psicotarotólogo quedó prendado de ella con una fuerza análoga e incluso más fuerte que la que le unía a sus números.

Con ella compartía el gusto por el ajedrez, el cine y la música de los Beatles. Heréndira estudiaba negocios internacionales, pero nunca se encontró demasiado interesada por las materias de la Universidad. A ella le gustaba mucho pasar las tardes con él jugando al ajedrez, mirar películas y escuchar una y otra vez el álbum Rubber Soul de los Beatles, sobre todo las pistas Nowhere Man e In My Life. Solía decir que entró a la Facultad tan sólo para encontrarse con él en uno de aquellos eventos culturales.

Se casaron apenas pocos meses de haber terminado la facultad. El trabajo con que ya contaba el Psicotarotista les permitía darse una vida bastante relajada, se dedicaron a viajar, a escuchar música y a ir al cine durante los primeros años de casados. Sus dos hijas mayores llegaron y todo parecía estar tranquilo y estable.

Pero las  vicisitudes económicas no tardaron en presentarse. Uno de sus jefes resultó implicado en un enorme desfalco financiero, el Psicotarotista no fue culpado, pero al ser juzgado su jefe, se le obligó a presentar declaración ante el juez y de ahí a una escalada de eventos que le llevaron a quedar desempleado sin justificación.

Hasta entonces había dedicado todas sus fuerzas a trabajar de una manera honrada y sin adjudicarse un solo peso o dólar que no fuera de su pertenencia. Aunque las tentaciones económicas estaban a la orden del día por la naturaleza de su trabajo y las cantidades estratosféricas de dinero que manejaba, hubiera sido fácil hacer desviar una insignificante parte de todo el capital que ayudaba a movilizar todos los días. Sin que jamás nadie se diera cuenta.

Del último embarazo de Heréndira nacieron las dos hijas pequeñas: dos gemelas bellísimas, con ellas se fueron también los últimos ahorros. El resto del dinero se había invertido en pagar las mensualidades de una amplia casa que Heréndira adoraba. El Universo entero parecía conspirar para encerrarlo en una trampa sin escape. Por una parte se sentía bendecido al tener a su lado cinco hermosas mujeres, por otra, las posibilidades económicas y de trabajo se esfumaban a cada palmo.

El Psicotarotólogo pensó que sólo era una crisis temporal, juraba que a las semanas se estarían peleando por él diversas empresas e instancias gubernamentales para darle un nuevo trabajo. Su perfil y su currículo como experto en matemáticas no tardarían en llevarle incluso una oportunidad laboral mucho mejor.

Los meses transcurrieron y nadie lo llamó para darle ningún trabajo, tampoco hubo respuesta a las solicitudes que todos los días enviaba a diversos organismos de la iniciativa privada y pública.

Pensó en emigrar a Australia, tenía un dominio superior de los idiomas, particularmente del inglés y el italiano.  Aprobó los exámenes de conocimientos y fue admitido para un programa de enseñanza del español, álgebra, cálculo e inglés a inmigrantes, pero pronto desistió del proyecto. Cuando todo se encontraba prácticamente listo para su viaje a Sídney, se enteró que no podría llevar a Heréndira ni a las niñas consigo, pues el programa se restringía tan sólo para personas solteras o sin familia. La posibilidad de permanecer en un continente tan lejano más de cuatro años, en un programa sin su esposa e hijas ni siquiera existía. Prefirió asumir el periodo de crisis económica con valentía con tal de estar cerca de su familia.

3.

alter 2

Sin embargo, aquel que conoce la ley espiritual

no se deja engañar por las apariencias y se regocija

mientras está “todavía en cautividad”.

Esto quiere decir que persiste en la verdad

y que da gracias por todo aquello que se ha cumplido,

por todo lo que ya ha recibido.

 

(FLORENCE SCOVELL SHINN –El Juego de la Vida y Cómo Jugarlo)

 

Fue entonces cuando desempolvó su viejo Tarot de White. Hizo sus primeras lecturas en años en la terraza del café de una amiga de Heréndira. Doscientos pesos limpios cayeron en su bolsillo en las dos horas iniciales, cosa que no sucedía desde hace meses; la cantidad se triplicó en la segunda hora. Contó poco más de un año desde la última vez que recibiera algún ingreso a cambio de sus conocimientos. Desde entonces habían vivido estirando los últimos ahorros de su trabajo en el banco.

La gente comenzó a buscarlo no sin cierta premura, en poco tiempo tenía todas sus tardes ocupadas en la terraza del café, leyendo el Tarot a diferentes personas.  Y es que desde niño, el Psicotarotista poseía gran sensibilidad para captar los rincones más oscuros del alma de sus consultantes, tan sólo al extraer una sola carta. Sus ingresos no eran muchos, pero sí suficientes para sustentar los múltiples gastos que representaban la manutención de su mujer y las cuatro niñas, que crecían cada vez más todos los días.

La dueña del café, al ver el éxito del Psicotarotólogo, decidió buscar y contratar a dos tarotistas más, aumentó la cuota por el costo de lectura y transformó su negocio en todo un centro para lectura de mano, cartas y restos de café.

El Psicotarotólogo se encontró en apuros económicos de nuevo, al tener que competir con otros lectores de cartas y adivinos de poca monta, los clientes que llegaron tuvieron que dividirse entre tres o cuatro expertos. Sus ingresos recién logrados se redujeron hasta una cuarta parte.

Decidió comenzar a leerlo por su propia cuenta anunciándose por Internet y repartiendo tarjetas por doquier. Renunció definitivamente al café, era la segunda vez en poco tiempo que se veía obligado a saltar en el vacío y la incertidumbre económica y psicológica, sin la seguridad de un sueldo fijo.

4.

Fue entonces que se le ocurrió, como por inspiración divina, dar el primer golpe importante y certero en su pequeño negocio. Como tenía bastantes conocimientos de matemáticas y lógica avanzada, decidió programar una página electrónica para leer el Tarot desde su computadora, en la comodidad de su casa. Continuó leyendo el Tarot a algunos clientes que lo siguieron del café en una pequeña oficina adaptada en la biblioteca de su sala. Con las ganancias logró sobrevivir algunas semanas más.

En un punto de su trabajo, decidió que no se conformaría con una simple página electrónica, de las que proliferaban en la Internet, la mayoría de ellas sin un sustento psicológico ni matemático adecuado. Patrocinadas por estafadores, mercachifles y gente que sólo deseaba engañar e ilusionar a los demás, enriqueciéndose con su ignorancia.

Debía ir mucho más allá, programando todo un sistema automatizado que leyera el Tarot, utilizando al mismo tiempo todos los Arcanos Mayores, todos los Menores, la totalidad de los símbolos y la Numerología completa del Tarot. Sin la necesidad de una persona que interpretara y emitiera respuestas al cliente.

Se puso manos a la obra y avanzó muy rápido. Con las primeras pruebas de inicio, el Sistema pudo realizar lecturas e interpretaciones por sí mismo a quien quisiera, a tal punto que igualó y casi sustituyó, según la perspectiva del Psicotarotólogo,  al mejor tarotista o experto en las cartas.

Para construirlo utilizó modelos de Lógica Difusa, Teoría del Caos, Matemáticas Infinitas, Pensamiento Complejo, Sistemas de Mundos posibles de la filosofía y la lingüística, incluso retomó y aplico la Psicología Profunda de Carl Gustav Jung y la Teoría de los Mitos de Joseph Campbell. Se propuso crear un sistema numérico único y preciso que sustituyera en la computadora o el teléfono móvil del cliente, al mazo de cartas real y la interacción cara a cara con el tarotista.

Orgulloso por su logro, bautizó a su sistema: Tarotpsidra, en honor a uno de los geniales conceptos de Joseph Campbell de su libro: El Héroe de las Mil Caras.

5.

Fue entonces que apareció la primera gran tentación. La cual podría simbolizarse con el arcano XV, El Diablo, símbolo  y energía universal perteneciente al Tarot. El cual representa las pasiones que pueden esclavizar a los hombres.

De más está decir que el sistema tarotístico computarizado fue todo un éxito. Desde que lo instaló en su página y lo montó en la Internet, comenzó a atraer clientes y a trabajar para su creador.

Los consultantes sólo debían oprimir con el cursor de su computadora o con el dedo en la pantalla de su teléfono móvil, nueve botones que correspondrían a nueve cartas que Tarotpsidra luego procesaba automáticamente, para elegir de forma aleatoria nueve arcanos correspondientes. Sustituyendo con un modelo virtual, las leyes del azar.

Tarotpsidra emitía primero una interpretación preprogramada de cada carta, la cual siempre resultaba breve, concisa y contundente. Luego hacía una síntesis de la combinación de los nueve arcanos elegidos por el consultante, incluyendo consejos y recomendaciones personales, psicológicas, financieras e incluso espirituales que eran enviadas a su correo electrónico mediante un mensaje automático privado.

El sistema era simple en apariencia, pero muy efectivo.

Los clientes pagaban con tarjeta de crédito y los ingresos iban a parar a una cuenta en un país extranjero, perteneciente a un ex profesor suyo de la Universidad, que alguna vez le había permitido utilizarla para realizar ejercicios financieros. Cuando el profesor falleció, al Psicotarotólogo se le ocurrió depositar sus ahorros desde su cuenta nacional para aprovechar que en aquel país la economía le permitía lograr mayores ganancias por inversiones, aunque fueran pequeñas. Al parecer en aquel banco no se habían enterado de la muerte del profesor y creían que éste continuaba haciendo inversiones y guardando dinero en ella.

En aquella cuenta sus ingresos, que cada vez eran mayores, podrían rendir mayores frutos, además de que nadie detectaba los capitales que realmente entraban y salían de sus finanzas. Su finalidad también era evadir los mayores impuestos posibles.

Cada noche, a la una de la mañana, descargaba una cantidad moderada de capital de la cuenta en Suiza y la vaciaba en otra cuenta nacional, a nombre de su esposa. Un monto lo suficientemente discreto como para no llamar la atención del gobierno, pero bastante como para solventar todas sus necesidades y algunos lujos de su mujer e hijas. Cada mañana Heréndira retiraba el dinero que había llegado durante las madrugadas y procedía a dividirlo para realizar las compras y cubrir los gastos enteros de la casa.

Una noche, desde Suiza, que era donde se encontraba la cuenta virtual del banco de su profesor, cambiaron el código de acceso para ingresar o extraer dinero. Era un ejercicio habitual del banco para evitar el jaqueo y el uso indebido de las cuentas. Parte de sus políticas cotidianas. El Psicotarotólogo no estaba preparado, todos sus ahorros quedaron herméticamente encerrados, sin un posible acceso a ellos. La desesperación se apoderó de nueva cuenta de él.

Si el cliente deseaba recuperar su NIP, era preciso hacer una llamada telefónica o enviar unos datos muy personales. El psicotarotólogo no deseaba arriesgarse tanto,  intentando suplantar la identidad de su maestro muerto y exponiéndose a ser descubierto. Empero, necesitaba su dinero para sostener a su familia. De manera que utilizó a Tarotpsidra por primera vez para descifrar la clave de acceso a la cuenta suiza.

Escribió una pregunta en la página de inicio de Tarotpsidra: “¿Cuál es el número de acceso para la cuenta del profesor…?”

El Sistema procesó la entrada y tardó no más de diez segundos, emitiendo como respuesta seis números que aparentemente no tenían nada que ver el uno con el otro.

El Psicotarotólogo los copio e insertó en la página de acceso a la cuenta suiza. El sistema no tardó en ser vulnerado por Tarotpsidra y en segundos permitió su entrada a la cuenta del maestro y al dinero, como una prostituya hermosa y accesible que abría sus tentadores muslos, mostrando su sexo obsceno y antojable e invitándolo al pecado.

Se dio cuenta que Tarotpsidra podría ser usada, si se quisiera, para vulnerar cualquier cuenta o código de acceso, bancario o gubernamental.

Cabe aclarar que antes que el Psicotarotólogo comenzara a utilizarla y a guardar dinero, la cuenta se encontraba inactiva y sin un solo euro o dólar en ella. Al morir el profesor, sus familiares habían viajado hasta Europa para retirar el dinero personalmente, dejándola vacía. De manera que el Psicotarotólogo se cuidó bastante de no robar a nadie ni tomar un solo peso, dólar o euro que no fuera suyo.

6.

La idea de la resurrección es que la cantidad de fuerza

que tendría que haber sido utilizada erróneamente, y que fue sacrificada

desde nuestra más honda voluntad, reaparece en una forma superior

-esto es, en otro nivel- y empieza a crear otra forma de percepción interior,

de comprensión, de sentimiento, de pensamiento, del mismo modo

que un huevo puede convertirse en una cosa muy diferente,

en un nivel totalmente diferente.

 

(MAURICE NICOLL –Comentarios Psicológicos sobre las Enseñanzas de Gurdjieff y Ouspensky)

 

 

El mundo tal como lo conocían el Psicotarotista, su esposa y sus niñas, estaba a punto de cambiar.

El mundo que los albergó durante esos años se precipitaba a derrumbarse de nuevo.

Como Tarotpsidra trabajaba para él y se encargaba de atender a los clientes y cobrar por sí solo, el Psicotarotista se dedicó a leer todos los libros de su biblioteca, a disfrutar las mañanas y las tardes con Heréndira y las niñas. Su única responsabilidad era contabilizar las ganancias que producía el Sistema día con día y movilizar más allá de la media noche parte de ellas a la cuenta de su esposa para poder retirarlas.

Sobrevino un prolongado tiempo de tranquilidad que la familia supo aprovechar bastante. Se fueron diez años de holgura y relajación, sustentados por Tarotpsidra. Las niñas estaban muy contentas, estudiaban en un colegio privado y usaban ropa bonita, Heréndira tomaba clases de idiomas y de pintura. El Psicotarotólogo compraba todos los libros de matemáticas, cálculo avanzado, esoterismo, espiritualidad, teología, psicología, semántica y lógica  que deseaba, adquirió un hermoso piano de madera y procedió a estudiar música. Cada seis meses tomaban vacaciones, comían y compraban todo lo que deseaban.

Entonces llegó el momento de ingreso a la Universidad de su hija más grande. Decidieron que lo mejor era que la hija mayor estudiara en la Universidad Pública, del mismo modo que él y Heréndira lo habían hecho. La muchacha se preparó bastante, pero la carrera de medicina a donde deseaba ser admitida exigía un promedio del examen de ingreso bastante elevado. Demasiados aspirantes de todo el país hacían de la carrera de medicina un objetivo cada vez más inaccesible al que cada semestre había menos probabilidad de ingresar.

Su nombre no apareció en la lista de nuevos admitidos. La chica cayó en una profunda depresión y Heréndira desconocía la manera de consolarla.

El Psicotarotólogo recurrió de nueva cuenta a Taropsidra: por medio de ella encontró un código de acceso para las bases de datos privadas de la Universidad, ni si quiera lo pensó más de dos veces. Ingresó al banco de información exclusivo de la casa de estudios y por orden alfabético modificó los datos de los recién admitidos. Su hija quedó inscrita de manera automática.

A ellas les dijo que había establecido contacto con un antiguo cliente del Banco Nacional que tenía bastantes influencias y movió algunos papeles a favor de ellos. La muchacha y su esposa estuvieron muy contentas. El futuro de la hija mayor quedaba asegurado.

A Heréndira se le ocurrió comentarlo a una de sus amistades, cuyo hijo tampoco fue admitido a la carrera de derecho. Le pidieron el favor al Psicotarotólogo y este no pudo negarse a ayudar a aquellas gentes que no tenían recursos económicos para costear la carrera en una escuela privada.

Fue el inicio de todo.

Surgió en él un descontento con los gobiernos y las empresas trasnacionales por acaparar los recursos, el conocimiento y el dinero de todo el mundo y generar grandes cantidades de pobres  y analfabetas por doquier. Un enojo contra todo tipo de autoridad, institución, estado o iglesia.

Se dio a la tarea de ingresar a las bases de datos y cuentas  de diversos organismos nacionales e internacionales: bancos públicos, cuentas de empresas, magnates, trasnacionales, el Vaticano, petroleras, etc. Extrajo poco a poco grandes cantidades de capital de sus cuentas y con mucho cuidado las repartió en las cuentas bancarias de instituciones dedicadas a la beneficencia, la caridad y a repartir medicina y alimentos en todo el mundo.

7.

Aunque el juego de tomar el papel de San Nicolás y repartir obsequios para los más pobres le gustó de inicio, no tardó en sufrir también sus consecuencias.

Transcurrió otro año más sin que aparentemente nadie se diera cuenta de sus movimientos. Por las noches lo asaltaban terribles pesadillas en donde hombres vestidos de negro y azul con cascos militares venían por él y su familia. El miedo fue haciendo mella en su corazón, sobre todo empezó a preocuparse por la seguridad de Heréndira y las niñas, nadie sabía a lo que él  realmente se dedicaba.

Un buen día decidió cerrar a Tarotpsidra. Canceló los códigos y la página fue borrada de la Red.

De cualquier manera el Psicotarotólogo era difícil de localizar, nada estaba a su nombre, utilizaba un servidor virtual que cada diez minutos cambiaba la localización de su computadora y su identidad, como todo jáquer. Aún así, corría el grave peligro de que la Policía Cibernética o el FBI lo localizaran, grandes cantidades de jáquers, defraudadores y estafadores cibernéticos eran cazados todos los días y consignados.

Canceló todas sus cuentas de correo electrónico, tiró a la basura su ordenador y cambió su teléfono celular, era preciso tomar todas las medidas posibles. Para sobrevivir regresó las lecturas de Tarot cara a cara en su biblioteca. Tenían bastantes ahorros en la cuenta de Heréndira y él había desarrollado su clientela en vivo  en los últimos años. En ciertos medios era un reconocido consultor de Tarot, no necesitaba anunciarse ya en ningún lado, pues los clientes acudían a él  por sí solos, recomendando su trabajo. Nadie sospechaba que él había sido el creador de Tarotpsidra ni para qué lo utilizó durante un año entero.

Para entonces eran demasiados los movimientos ilegales que había hecho a diversas empresas, gobiernos del primer mundo e instituciones financieras de países desarrollados.

A los seis meses de haber clausurado a Tarotpsidra y cancelar todas sus cuentas electrónicas, creyendo que todo estaría ya olvidado, mientras acompañaba a su mujer a un cajero para retirar dinero e ir de compras al supermercado, varias patrullas se detuvieron repentinamente a su alrededor mientras intentaban subir a su camioneta. El Psicotarotista fue detenido, no sin cierto lujo de violencia, separado de su esposa y llevado en calidad de detenido.

Apenas se le permitió hacer una llamada a Heréndira y sus hijas, explicando con breves palabras algo de lo mucho por lo que le inculpaban. A los tres días fue extraditado a los Estados Unidos, al parecer el FBI había conseguido rastrearlo hasta su ciudad y encontrarlo a través de la dirección de la cuenta de Heréndira.

Lo interrogaron durante meses en Washington, en una cárcel de máxima seguridad para prisioneros políticos y terroristas. El Psicotarotólogo no tardó en descubrir que la finalidad de su cautiverio  y detención no consistía en castigarlo por los desfalcos y las violaciones a la seguridad cometidas durante meses, tanto como por obligarlo a rebelarles los secretos de su Sistema. El gobierno americano deseaba utilizar a Tarotpsidra para violar la seguridad electrónica de otros países a su vez y para espiar a terroristas y enemigos de sus intereses.

En un momento dado, cuando el Psicotarotólogo presintió que si no colaboraba con ellos tomarían represalias contra su familia, les entregó el control de su Sistema, ya nada le importaba más que su esposa y sus niñas estuvieran bien.

Lo mantuvieron aislado durante cuatro meses, apenas pudo hacer un par de llamadas a su familia para hacerles saber que estaba bien.

Después de permanecer incomunicado muchas semanas, finalmente lo trasladaron a una prisión federal en California, acusado de fraude, robo y suplantación de identidad. De cualquier manera su sentencia sería solamente de tres años y medio. Pensaba para consolarse a ratos.

Se miró al espejo del baño de su celda y descubrió que su cabello había encanecido bastante en los últimos meses. Lo pusieron con los presos comunes, con el peligro de ser asaltado, violado o asesinado. Su hábil mente y su inteligencia prácticas pronto se pusieron a trabajar para lograr sobrevivir en ese medio nuevo y hostil. Debía encontrar también la manera de generar recursos económicos para mandarlos a Heréndira y sus hijas, su papel como esposo y padre no terminaba con el confinamiento.

La preocupación por la manutención de su familia siempre estaba presente, sus hijas seguían estudiando y desarrollándose, de ningún modo le alcanzarían a Heréndira los ahorros del banco por más que los estirara. Solicitó acceso a una computadora para trabajar leyendo el Tarot a través de una cámara virtual y reunir algunos fondos para emplearlos a su familia. El gobierno no le permitió ni siquiera tener acceso a ningún Tarot, ni a ordenadores, ni teléfonos móviles. Lo consideraban un sujeto de alto peligro que podría generar un verdadero caos con cualquiera de esos instrumentos.

Con páginas de papel reciclado procedió a dibujar de memoria un Tarot White, tal como lo recordaba, pues este era parte de su cerebro y sus células. En poco tiempo, sin que las autoridades de la prisión se dieran cuenta, comenzó a leerlo a sus compañeros de cárcel, no tardó en hacerse famoso dentro de ella y a ser solicitado por los más peligrosos individuos para una lectura.

Releía todos los días una Biblia, que era el único libro que le permitían tener en prisión. Para pasar desapercibido y ganarse el respeto de sus compañeros criminales, recitaba todo el tiempo pasajes de los Evangelios, de los Salmos y el Cantar de los Cantares, mostrándose ante los demás como un místico medio loco, con visiones religiosas que podían leer el Tarot con gran habilidad. De ese modo, trabajosamente, consiguió que nadie se metiera con él.

Logró con su trabajo reunir algunos recursos económicos nada despreciables de manera clandestina y los envió por correo a su esposa para sostener los gastos de la familia. Pronto hizo migas con los mafiosos rusos y estos le ayudaron a conseguir un teléfono inteligente. Con él trabajó todas las noches diseñando un nuevo sistema incluso superior a Tarotpsidra, uno de los capos rusos le ofreció un millón y medio de dólares a cambio del control del sistema con el fin de efectuar robos y fraudes electrónicos.

A través de sus mismos medios virtuales de siempre, logró recuperar la vieja cuenta suiza de su profesor, de la que nadie más que él y Heréndira tenían conocimiento. Cuando los rusos le pagaron lo acordado por el nuevo sistema, logró transferir sigilosamente toda la ganancia al banco suizo. Y cada noche, a través de su teléfono inteligente, descargar ciertas cantidades discretas de capital a una nueva cuenta de su esposa, para continuar con la manutención de la casa y la escuela de las niñas.

9.

Guardar 1

Dos años y medio transcurridos dentro de la cárcel y sin ver a su familia, y la sentencia fue reducida por buen comportamiento. El gobierno norteamericano tenía planeas para el Psicotarotólogo. Le ofrecieron dejarlo salir de inmediato por tal de que colaborara con él en el FBI. Sería empleado de la institución a la que él había extraído un par de millones de dólares años atrás.

La oferta era bastante tentadora, sobre todo por el deseo de ver cuanto antes a su familia. Pidió una noche a los oficiales para poder pensarlo. Al mismo tiempo tenía otra oferta de un grupo de estafadores rusos y ucranianos para colaborar con ellos, desarrollándoles nuevos sistemas basados en numerología y lógica avanzada para vulnerar sistemas de seguridad. Si se decidía a trabajar con los últimos, recibiría una paga mucho mayor de la que pudiera darle el gobierno americano, aunque su condena se alargaría a casi diez años dentro de aquel lugar.

Pasó la noche meditando si por fin se pasaba del lado bueno y de los ganadores de este mundo, o si permanecía con los marginados y creadores de caos como hasta ahora había vivido. Lo primero significaba capitular por completo a lo que había sido durante años.

Las horas se hicieron larguísimas. El mundo tal como lo conocía estaba a punto de cambiar por completo de nuevo. Cogió su teléfono celular, desde ahí tuvo acceso a un correo electrónico bajo otro nombre, con el que se comunicaba con su esposa. Escribió un mensaje corto, bien redactado, preciso y contundente. Pulsó la opción de enviar y cerró como siempre su cuenta. Al día siguiente podría leerlo Heréndira. Apagó el teléfono y escuchó pasos aproximándose a su celda.

Una escolta de tatuados rusos, serbios-croatas, y prisioneros de origen eslavo lo esperaba en su entrada sonrientes y animados. Se puso de pie, guardo su teléfono en su bolsillo y se unió a ellos.

“Hoy te vamos a poner tu primer tatuaje, eres ya uno de los nuestros…”

Escuchó decir a uno de los cabecillas en un inglés cortado y rudo con acento croata. Siempre le atrajeron los tatuajes, pensó, aunque nunca se dio tiempo para ponerse uno.

Caminaron juntos  y descendieron una escalera hasta que sus pasos se perdieron en la oscuridad de la crujía, en la madrugada que aún no finalizaba.

EL EÓN, LA JUSTICIA, EL AJUSTE Y EL JUICIO FINAL

crowley 

El Padre Nuestro puede tomarse como ejemplo

de un problema insoluble.

Fue traducido a todos los idiomas, aprendido de memoria,

repetido diariamente. Pero la gente no tiene la más ligera idea

de lo que realmente significa.

Este fracaso en entender su significado, está conectado

con nuestra incapacidad general para entender el Nuevo Testamento.

El Nuevo Testamento es un ejemplo de Arte Objetivo, es decir,

el trabajo de la Mente Superior.

(PIOTR D. OUSPENSKY –El Cuarto Camino)

 

La Palabra Eón significa era o gran espacio de tiempo,

sin embargo, en el gnosticismo  es la inteligencia eterna

emanada de la Divinidad Suprema.

(VEET PRAMAD –El Tarot Terapéutico)

 

El Todo es Mente. El Universo es Mental.

(EL KYBALIÓN)

 

 1.  El Perdón y el Autoperdón mediante un Ajuste Interno de Cuentas

En una de sus últimas conferencias en Londres, hacia el final de su vida, el psicólogo Piotr Ouspensky explicaba a sus alumnos el significado esotérico del Padre Nuestro. Según sus palabras, tanto el Padre Nuestro como los Evangelios o el Nuevo Testamento, eran ejemplos de lo que antiguamente se conocía como Arte Objetivo. El Arte Objetivo, o lo que queda de él, es el Arte diseñado para transmitir mensajes profundos que conectan a los seres humanos con los Misterios del Universo. Esta transmisión era realizada mediante símbolos abstractos. Su finalidad por una parte, era pedagógica, servía para enseñar y recordar a las personas los valores universales. Conectarse con sentimientos profundos provenientes de niveles energéticos superiores. Como ejemplos de Arte Objetivo, según Ouspensky, tenemos precisamente: El Padre Nuestro, El Nuevo Testamento, La Esfinge de Egipto, Las Pirámides y algunas Catedrales del mundo. Agregaríamos como ejemplo  de Arte Objetivo, también los diseños y significados internos de los Arcanos del Tarot.

Hipotéticamente, según las palabras del psicólogo ruso, el Arte Consciente habría sido pensado y practicado por personas pertenecientes al Círculo de la Humanidad Consciente: gente que en algún momento logró evolucionar y dar un vuelco espiritual para renacer, dejando a la posteridad un legado para que otros, los que supiesen escuchar o ver, siguiesen su camino de crecimiento. Mediante textos sagrados, ciencia y literatura hermética, monumentos, arquitectura sacra, etc. De la cual quedan ya muy pocos vestigios y con quienes prácticamente hemos perdido casi todo tipo de conexión en nuestros días.

Según Ouspensky, el Padre Nuestro estaría dividido en variadas claves que es necesario fragmentar, codificar y analizar para acceder a su significado profundo:

  • “Padre Nuestro que estás en los Cielos.” “Santificado sea tu nombre…” –Esta primera entrada consistiría en dirigir toda la atención hacia el lugar en donde se encuentran las energías más elevadas del Universo: hacia El Cielo, los Astros, el Absoluto, el Universo como Globalidad, de donde provienen los niveles energéticos más puros y finos. Con los que los hombres debemos entrar en conexión para florecer internamente.
  • “Venga a nosotros tu reino. Hágase tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo…” –Se hace en ella referencia al lugar en que nos encontramos los simples mortales: La Tierra, un punto muy lejano y distante de las alturas del Cosmos, al que no de manera fácil se tendrá acceso desde nuestro planeta, más que mediante un trabajo de purificación interior y un enorme esfuerzo de ascensión. También se habla de la necesidad de conectarse, desde donde nos encontramos: en la Tierra, con los niveles superiores de consciencia: Los Cielos. Eso implicaría acercar la Tierra con los Cielos.
  • “Danos hoy nuestro pan de cada día…” -Se refiere al alimento celestial, al maná, que hay que saber solicitar al Cielo. Es la cantidad de energía pura o de luz, que los hombres requerimos cada día para conectarnos, aunque sea un poco, con niveles elevados de consciencia. Se consigue mediante meditación, arte sagrado, respiraciones purificadoras, actos de recordarse a sí mismo, la oración, precisamente; caminatas sagradas, determinados rituales para limpiarse energéticamente, etc.
  • “Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. -Aquí aparecería la necesidad de realizar un Ajuste Interior. Nadie puede perdonar realmente al otro, enseña el Cristianismo Esotérico, cada quien debe perdonarse a Sí Mismo. Para lograr la purificación y el crecimiento espiritual, es menester haber saldado las cuentas internamente: perdonarse a sí mismo verdaderamente de todas las fallas, así como perdonar de corazón a quienes nos hayan lastimado. Llegar a un punto en que en el centro del ser, se sienta de una manera muy sincera, que no se le debe nada absolutamente a nadie, ni tampoco nadie nos debe nada.

En este punto entra en escena el Arcano Número 8 del Tarot: La Justicia, como se le conoce en la mayoría de los Tarots comunes. Este arcano simbolizaría y condensaría precisamente, el proceso íntimo de saldar las cuentas internas y externas, purificando, rompiendo con el pasado histórico del espíritu, liberándolo de las ataduras que le petrifican con sentimientos de culpa, deudas y reproche hacia sí mismo y los demás. Nos invita a llegar a la conclusión de que no debemos nada y tampoco nadie nos debe a nosotros nada.

2.  El Ajuste y la Justicia

ajuste (1)

El Arcano número 8 del Tarot (La Justicia) posee variados niveles de interpretación, a la vez muy diferentes pero conectados entre sí. El primero de ellos se refiere a las Justicia Universal, en donde los intereses de las voluntades individuales de los simples mortales, poco tienen que ver con lo que desde el punto de vista de la Totalidad del Universo resulta Justo. La muerte incomprensible de alguien, las guerras, matanzas, pobreza. Sería fácil llegar a la conclusión de que Dios o el Universo, no es benévolo ni justo.

Hacia el final de la Edad Media, en la época de Martin Lutero, un razonamiento de este tipo llevo a millones de cristianos a cuestionar los dogmas católicos y convertirse al protestantismo. Bajo la convicción de que el Dios de la Iglesia Católica era injusto e incluso despiadado al permitir la existencia de tantas muertes, pestes, pobreza, injusticia y explotación. Metiéndose a una “nueva religión” más racionalista con la esperanza de encontrar un Dios “más bueno”, cayendo en la trampa de una nueva terminología más abstracta pero igualmente enrfermiza y esclavizante.

Sin embargo, si lográsemos elevar un poco nuestro nivel de comprensión y consiguiésemos ver aunque sea por un instante la justicia desde una perspectiva del Universo como un Todo, entenderíamos el lugar tan ínfimo en que nos encontramos en el Planeta Tierra. Desde donde las influencias del Cielo resultan demasiado indirectas, lejanas e incomprensibles.

Algo que para nuestros pequeños juicios es injusto, desde una Perspectiva Global y Universal es bastante justo. Inclusive necesario para que aprendamos y elevemos nuestro nivel de consciencia.

El mago y escritor Aleister Crowley denominó a este mismo arcano como El Ajuste, en contraste como era conocido en Tarots tradicionales. El Ajuste tiene que ver con los acomodos que realiza constantemente el Universo, por una parte, en donde algo que parece totalmente incomprensible desde una mirada personal e individual, visto desde la perspectiva del Todo Global, se comprende su finalidad última y su razón de existir. Demostrándonos su sabiduría cuando se entiende la razón de ser de muchas cosas difíciles de asimilar. Si se ajusta algo desde el punto de vista del Espíritu, quiere decir que nada en la naturaleza, ni en el universo estará jamás desequilibrado o fuera de lugar. Todo lo que sucede tendrá un porqué y una razón para existir.

El Ajuste invita también a irse preparando para la muerte y resurrección espirituales. La paz interna sólo puede ser conseguida mediante la operación de saldar todas las cuentas: las propias y las que se tiene con otros. Una de las cosas que más roban energía en la vida es la sensación de que Dios, la vida, o los otros nos deben algo. La verdadera tranquilidad espiritual no llegará sino hasta que todas esas cuentas pendientes: lo que uno ha hecho y lo que nos deben, quede saldado en nuestro corazón para siempre.

A este arcano le corresponde el número 8. En la numerología tradicional el 8 es el número de la completitud: nada le falta ni le sobra; lo masculino y lo femenino quedan perfectamente equilibrados y los opuestos superan sus diferencias con él. Todo gracias a la operación de Ajuste Interno, propiciado por el Universo, pero efectuado por las personas que desean evolucionar en consonancia con él y saldan sus cuentas con sigo mismos y con los demás.

3.  El Eón y la Resurrección de los Muertos

toth

El Arcano número  XX del Tarot conocido en la mayoría de los Tarots más comunes como el Juicio, sufrió muchísimas modificaciones a lo largo de las décadas y los siglos.

Su energía sigue en armonía con el número 8 del que se hablo anteriormente. Nos parece que existe un salto cuántico directo entre el Arcano 8 y el XX que es el juicio. El primero implica una dobre estabilidad: 4 más 4 = 8. El segundo una doble muerte: 10 más 10, o X más X = 20. Ambos son números pares. Ambos requerirían realizar un doble ajusto interior y externo a la vez. Al realizar el Ajuste Interior exigido por La Justicia, estaremos preparándonos para la serie de muertes espirituales consecutivas que demandarán arcanos posteriores y más poderosos energéticamente: El Hermitaño, El Colgado, La Muerte, El Diablo, La Luna. Y principalmente la muerte espiritual y renunciación sobrevenida en el XX, o el Juicio.

El mago Aleister Crowley al estudiarlo, descubrió que había sufido demasiadas modificaciones de la energía original con que fué transmitido a los hombres.

El Dr. Moore en su Tarot Egipcio, rescatándolo un poco de la multitud de interpretaciones personales  y subjetivas que sufrió, sobre todo por los autores del Marsella y del Ryder White, denominó a esta carta: La Resurrección de los Muertos. Se dice que antiguamente ese era de hecho su nombre originario. Crowley le cambió completamente el título, llamándolo: El Eón. Más adaptado según él al concepto primigenio de los Tarots más antiguos.

Eón es el término de un prolongado lapso de tiempo, en que una energía emergió, tuvo su momento de clímax y luego terminó. El Universo y la Naturaleza se encuentrán llenos de este tipo de procesos que brotan y luego fallecen. La vida del hombre también sufre diversos nacimientos y muertes a lo largo de su peregrinar. El arcano del Tarot de Toth de Crowley vendría a simbolizar el nacimiento y término de muchos procesos y eras internas de cada individuo.

Su energía simboliza la muerte y el renacimiento de un nuevo ser tras duras pruebas y exámenes espirituales. Esta carta nos indica que la vida en este planeta no es para nada un fín en sí misma, sino sobre todo una escuela a la que venimos a prepararnos y entrenarnos en nuestro paso hacia nuevos planos energéticos y de consciencia. De nuestra capacidad de saber renunciar y morir psíquicamente en varias ocasiones cruciales, depende nuestro aprendizaje y lo que logremos conseguir para una existencia futura.

EL TAROT DE MARSELLA VS EL TAROT DE TOTH (Segunda Parte)

Hierofante

The Tarot is a pictorial representation

of the Forces of Nature as conceived

by the Ancients according to a

conventional symbolism.

At first sight one would suppose

this arrangement to be arbitrary,

but it is not. It is necessitated by the structure

of the Universe, and in particular of the

Solar System, as symbolized by the Holy Qabalah. 

ALEISTER CROWLEY –The Tarot of Toth)

 

Jesús recibe del Hierofante su nombre

y número místicos.

Sufre la primera prueba de la fraternidad

y recibe el primer grado: La Sinceridad.

(Piotr D. Ouspensky –Iniciación de Jesús en el Templo de Heliópolis)

 

  1. El papel de la Reina como Madre, Amante y Líder de los Arcanos Menores:

Los Arcanos Menores del Tarot están organizados en diversos ciclos internos. El primero de ellos comienza con los Ases, los cuales representan el inicio de cualquier proceso de la Naturaleza: el nacimiento del Universo y de la Vida en la Tierra, la formación del embrión humano en el útero materno, el Origen del Alma, el Vacío Pleno del Espíritu Universal, el instante del estallido primigenio del Big Bang, etc., equivaliendo al número 0. Ciclo que termina con  las Reinas y puede dar paso al segundo, que comienza con los Reyes y finaliza con los Caballeros.

Como mencionamos en la primera parte de este trabajo, en los modelos de Tarot clásico, tanto en el Marsella como los de la Golden Down, incluyendo el Ryder White y todos los creados por los egresados de sus filas, se otorga a la Reina un papel secundario, incluso débil y marginal en comparación con el Rey y los Caballeros. La Reina oscila con dudas entre el número 2  el 3 en su evolución espiritual, dependiendo. Vive en la ambivalencia de la comodidad de su Reino, al mismo tiempo que en el drama de no poder contrarrestar la fuerza masculina y estabilidad de los Reyes. Viéndose dominada a cada paso por ellos. Anhelando a veces su libertad, pero resignándose a su prisión por no atreverse a abandonar su trono.

El número 2 significa pasividad, comodidad, cercanía, protección, sensibilidad, pero también codependencia y aferramiento a una zona de confort a la cual se corre el peligro de nunca animarse a renunciar. Con el riesgo de quedarse estancado e incluso morir emocionalmente. Es el símbolo de la madre protectora, benevolente, nutricia, entregada y amorosa, pero también de la psicología del conformismo, el subdesarrollo, la pasividad, el temor a lo nuevo e incluso la mediocridad.

Por su parte, el número tres es el salto al vacío y la decisión definitiva de romper con el nicho de la dependencia, la crisis obligada que conlleva buscar la libertad y la propia identidad.

De ahí, hemos aprendido que toda crisis producto de una decisión madura, una muerte o duelo, puede ir de un año  de duración a cuatro, numerológicamente hablando. El momento de la llegada del 4 conlleva el logro de la estabilidad tras padecer la tormenta: el surgimiento del Rey. Aquí terminaría el Primer Ciclo de los Arcanos Menores en el Marsella y otros Tarots tradicionales.

Empero, en el Tarot de Aleister Crowley, el preciado número 4  de la estabilidad y la fortaleza, no pertenece a los Reyes, si no que corresponde por derecho inalienable a las Reinas. En su Tarot, ellas son las más fuertes y evolucionadas del Ciclo Primario de los Arcanos Menores. En el Tarot de Toth de Crowley, los Reyes ni siquiera existen. Aunque las Reinas gusten en demasía del sexo y del amor, y hayan procreado de hecho a ocho hijos: los 4 Príncipes y 4 Princesas del Tarot de Toth,  no tienen rival desde el punto de vista afectivo. No cualquiera posee la envergadura emocional y espiritual para atreverse a cortejar a una Reina, mucho menos para seducirla, complacerla, arrastrarla al orgasmo y dejarla en cinta.

Los únicos capaces de acoplarse sexualmente y ponerse al tú por tú con ellas sin dañarlas, ni tampoco dejarse dominar por su envolvente poder femenino, son los caballeros.

  1. ¿Quiénes son Realmente los Caballeros en la Historia Universal del Tarot?

…Y entonces el Hierofante preguntó a Jesús:

“A qué has venido con nosotros, tú, quien ya conoces de antemano

el nombre de tu padre…?”

A lo cual Jesús respondió:

“Precisamente, porque lo conozco de antes,

he venido a sumergirme en las aguas

donde se muere y se vuelve a vivir…”

Y descendió Jesús cada uno de los escalones

que conducían al fondo del estanque…

 

(Piotr D. Ouspensky –Iniciación de Jesús en el Templo de Heliópolis) 

En el mito del Rey Arturo, aunque Gweniber era la bella esposa del monarca, es solamente Lánzelot, el brazo derecho de Arturo y el  más importante de los caballeros de la Mesa Redonda, quien eleva desde su cama a las más grandes alturas del placer, a la hermosa Reina. Recordemos que Lánzelot no provenía de cuna noble, como la mayoría de los caballeros que rodeaban al Rey. Era el hijo bastardo de una campesina, quien lo abandonó en el bosque siendo un bebé. Arturo lo recogió, educó y entrenó, dándole un lugar en su casa, en su corte y en la Mesa Redonda. Lánzelot amaba sobremanera a Arturo, como a un padre y un maestro. Pero también amaba a Gweniber.

En algún momento, en el ocaso de su vida, Arturo descubrirá su amorío y los sorprenderá desnudos, amándose en el bosque. Aunque casi muera de la tristeza y enojo, su amor por la Reina y también por Lánzelot le hará perdonarlos a pesar de todo. En un punto final de su vida, a la hora de su muerte, entregará la responsabilidad del Reino de Cámelot y el liderazgo de la Mesa Redonda al joven Caballero y amante de la Reina.

Pero el mito de Arturo no nos describe hechos concretos de los que de ningún modo estamos seguros, ni mucho menos nos interesa si ocurrieron realmente o no. Sino que nos describe una serie de procesos psicológicos y espirituales que son factibles en el ser humano que se encuentra en proceso de evolución espiritual.

Arturo o el viejo Rey, representa la Antigua Personalidad que dominó al hombre durante la mayor parte de su vida: sus creencias rígidas, su educación familiar y académica tradicional, sus valores religiosos y emocionales cuadrados e inamovibles, los cuales le fueron transmitidos por sus padres y profesores. La falsa identidad y el Ego obeso y soberbio. En general, todo lo que psicológicamente es viejo y debe ser removido e incluso aniquilado en la necesaria muerte espiritual, que se requiere si en verdad se está dispuesto a morir para renacer en un Nuevo Hombre.

El viejo Arturo, es decir, la Antigua Personalidad del hombre, debe ser desalojada y debilitada gradualmente, cediendo su lugar a la Esencia o Alma del Nuevo Hombre. Debe saber morir y pasar su estandarte al joven Caballero, el único capaz de llenar sexualmente a Gweniber o a la Reina y tener el control absoluto de la vida del hombre. En realidad, esta es la descripción del proceso de Despertar Espiritual, contenida en la mayor parte de tradiciones psicológicas antiguas del mundo. No por nada se han encontrado paralelismos entre el mito del Rey Arturo y la vida y milagros de Jesucristo. Pareciera que en el fondo hablaban de la misma cosa.

caballero de espadas tarot

De ser un pequeño huérfano a quien Arturo recoge en el bosque, Lánzelot evoluciona, pasando por diversas pruebas durísimas: Lealtad, Sinceridad, Valentía, Transparencia. En cierta etapa de su vida lo arriesga todo por rescatar a Gweniber de un Rey enemigo, liberándola de una prisión en el fondo de una caverna, cosa que ni el propio Arturo logra conseguir. Lánzelot se hace fuerte a cada paso y supera al Rey en cada etapa del proceso. Antes de ser perdonado por Arturo, luego de descubrirse su relación con la Reina, sufre un exilio temporal, el cual debe padecer con humildad, retornando de nuevo a Cámelot sólo para ayudar a Arturo en su lucha contra viejos adversarios.

Un Caballero en el Tarot, no es alguien centrado en los triunfos del mundo externo y la vida corriente de los hombres. Ha sido iniciado por algún maestro, como Merlín o Juan el Bautista, en alguna tradición espiritual milenaria. Se le ha ido preparando para percibir gradualmente más allá de las apariencias, combatiendo no con enemigos exteriores, sino contra adversarios que sólo pueden encontrarse en su corazón. Los monstruos contra los que se confronta, son su propio Ego, su Vanidad, Orgullo, Resentimientos y Rencores. A los cuales debe abolir y exterminar de su ser.

Un Caballero es alguien que se ha vencido a sí mismo, a sus partes psicológicas negativas, caducas y anquilosadas. De ahí que su carácter no sea meramente masculino, sino equilibradamente andrógino. Su lado femenino se encuentra igualmente activo y desarrollado. Por ello es capaz de comprender y satisfacer a la Reina, sin permitirle tampoco que lo aprisione ni encadene.

Su camino no es de ningún modo el de la violencia, ni el de los reconocimientos de la vida exterior, en los que se pierden la mayoría de los hombres, sino el de la Bondad, la Verdad, la Pureza en el corazón y la búsqueda legítima del Conocimiento.

  1. El Número 5 en realidad es un Número Femenino

El Tarot nos describe que la vida en el Planeta Tierra implica la manifestación de cuatro elementos básicos: Aire, Tierra, Agua y Fuego. Representados consecutivamente en los Arcanos Menores por: Espadas, Oros o Discos, Copas y Bastos.

El ser humano como parte de la vida en la Tierra debe aprender a lidiar, manejar y ser exitoso en las cuatro áreas que representan estos cuatro elementos: desarrollar su parte mental y una inteligencia sagaz (aire); ser una persona práctica, capaz de resolver problemas concretos, generar su sustento económico, darle su justo valor a las posesiones materiales y aprender a cuidar del dinero (tierra); identificar sus propias emociones, saber sentir a los demás y ponerse en el lugar de ellos (agua); y por último, poseer la suficiente entereza, decisión y voluntad para afrontar las dificultades y salir avante de ellas (fuego).

No puede aspirar ni mucho menos soñar con poseer ninguna clase de evolución espiritual si tiene problemas en alguna de las áreas de la vida terrenal mencionadas, o si una de estas no se ha desarrollado suficientemente. Si algún elemento resultase deficiente en su vida, esta se encontraría desequilibrada.

El hombre que más o menos ha trabajado para desarrollar las cuatro dimensiones terrenales de los Arcanos Menores, se encuentra en vías de evolucionar espiritualmente.

A los caballeros les corresponde por derecho propio el número Cinco. En el Cinco encontramos la presencia de un elemento nuevo, en el hombre quien se encuentra ya encaminado en una Senda Espiritual: un elemento etéreo que no es de este mundo. Una conexión con las estrellas. Esta conexión convierte a los Caballeros y a los cinco en seres que ya han vislumbrado su destino como una sutil revelación del Más Allá. Son seres cuyos lados masculinos y femeninos se encuentran más o menos emparejados, y que de ningún modo tienen predominio de uno sobre otro.

Aunque tenga preferencia sexual, el Caballero y el Cinco poseen un carácter francamente andrógino. Cuando es necesario, pueden ser activos, propositivos y desempeñarse en áreas masculinas. Poseen también la flexibilidad para volverse de un momento a otro suficientemente femeninos: receptivos, intuitivos, sensibles, dedicados a actividades del corazón. Por ello son los esposos o amantes ideales, de quienes las Reinas se encuentran francamente prendadas.

De los Arcanos Mayores, es el Hierofante, o el Papa, a quien corresponde el número cinco, el de la puerta hacia el Mundo Espiritual, o la entrada a la escalera que se dirige rumbo a un Plano Superior.