¿Quién es el psicólogo P. D. Ouspensky?

Ouspensky-with-camera

 

  1. La Primera Crisis Espiritual      

Piotr Ouspensky renunció en diversas ocasiones a varios privilegios. Primero al bachillerato, a principios de 1900, cuando tenía quince años y marchó  a San Petersburgo  para unirse al ejército.

Sería rechazado debido a su juventud y Piotr se vería obligado a regresar a Golosnovska, un modesto pueblecito muy lejano de la capital rusa, ubicado en Bielorrusia, en donde sus padres se dedicaban a la agricultura y a criar conejos, palomas y gallinas.

Nunca rehusaría desempeñar labores físicas y manuales, por lo que posteriormente referiría en sus escritos, incluso amaba la agricultura y respetaba sobremanera el trabajo de los campesinos. También tendría que renunciar a su premura por enlistarse y esperar durante varios años más antes de ser admitido en el servicio.

Durante los casi cinco años en que se dedica al campo con su padre, cultiva no sólo la tierra, sino que por su propia cuenta desarrolla el estudio de la filosofía, las religiones, las matemáticas, la psicología y la química. Llegando a tener un dominio muy importante de ellas sin jamás pisar un aula escolar.

A los diecinueve años renuncia totalmente a la posibilidad de ir a la universidad. Y esto es del todo una renuncia consciente. En uno de sus textos autobiográficos, escritos en su etapa de madurez: Un Nuevo Modelo del Universo, señala que en delante se dedicaría por completo a estudiar y aprender por sí mismo. Al parecer desde entonces, su búsqueda iría mucho más allá de lo que  las instituciones educativas oficiales podían brindarle.

A los diecinueve años consigue unirse por fin al ejército, sin dejar jamás las investigaciones personales realizadas durante las noches, tras extenuantes jornadas de entrenamiento y labor militar. Ahondando al mismo tiempo en los campos del saber en apariencia más distantes: biología, yoga, psicología, medicina, física, química, lógica, esoterismo, epistemología.

Aprovechando sus conocimientos por demás bastos, es asignado a una unidad de exploración durante la guerra ruso-japonesa, primero como chofer, posteriormente como artillero, experto en explosivos, mecánico, enfermero. Durante una incursión cerca de la costa del Pacífico, cuando es evidente que los ruso perderán frente a los japoneses, Ouspensky es capturado  por el ejército enemigo junto a varios de sus colegas. Recluido en un campo de forzados en el frente de Siberia durante meses.

Es durante su reclusión, contando con apenas veinticinco años, ante el peligro de ser fusilado por los japoneses, teniendo como única posesión un ejemplar de la Biblia, que padece su primera experiencia mística. Algo que más tarde calificaría él mismo como el inicio de su despertar.

Al punto de ser fusilado junto con algunos de sus camaradas, Ouspensky es liberado junto con un grupo de prisioneros, tras la firma por parte de los zares rusos de la rendición ante el emperador japonés.

Cuando regresa del frente, P. D. Ouspensky ya no es el mismo, sus padres y amigos no le reconocen más.

Iniciará una intensa búsqueda espiritual. Abandonará definitivamente la vida militar, se convertirá en periodista, psicólogo, conferencista y escritor independiente.

Esta búsqueda lo llevará por viajes en distintos orbes: India, Persia, Turquía, Afganistán.

No será sino hasta su regreso a San Petersburgo, en su propia patria, donde encontrará a su verdadero y definitivo maestro.

  1. El encuentro con G. Gurdjieff

El encuentro entre el psicólogo Ouspensky y el mago Gurdjieff es legendario. Equivale al enfrentamiento entre el racionalismo científico, la intuición y la magia.

Ouspensky era un ferviente seguidor de Emanuel Kant, Wilhelm Wundt y Albert Einstein, creyente en la fuerza legítima del pensamiento racional y las ciencias occidentales. Empero, la búsqueda del lado oculto de la vida y lo “milagroso” nunca le había dado tregua. Antes de conocer a Gurdjieff, peregrinó entre monasterios diversos, sectas y escuelas esotéricas de cualquier tipo, en busca de un maestro que le iniciara en una nueva percepción de “otros mundos”. Se dice que en la India sería admitido de inmediato en la sede de la Sociedad Teosófica, pero no era lo que él buscaba.

Gurdjieff por su parte, poseía poderes mentales, aprendidos no sólo en la teoría, sino que era bastante versado en el dominio práctico y corporal de diversas tradiciones sufís, hinduistas y cristianas esotéricas. En compañía de un grupo de amigos interesados en el conocimiento de sí mismos, dieron con la pista de una escuela antiquísima, cuyas bases se asentaban en el desierto de Afganistán.

Desde el inicio Gurdjieff actuó con Ouspensky como un maestro ante su alumno, transmitiéndole poco a poco su conocimiento. Estaba claro que el acceso a la enseñanza del Cuarto Camino, la escuela psicológica de Gurdjieff, únicamente podía producirse gradualmente. Esto quiere decir que el estudiante o iniciado era guiado por Gurdjieff poco a poco, a veces pareciendo que el objetivo o fin de un determinado ejercicio o práctica no estaba claro o no existía.

Varios años trabajaron y recorrieron juntos Gurdjieff y Ouspensky, a lo largo de todo Rusia, evadiéndose de las guerras civiles y la Revolución Comunista. Luego por Asia Central, Europa, incluso América. Intentando abrir escuelas del Cuarto Camino y buscando dar a conocer su enseñanza. Teniéndose que mover constantemente y reiniciando cada vez de nueva cuenta en un nuevo país, debido al momento de entreguerras que les tocara vivir.

Gracias a Gurdjieff, Piotr Ouspensky conseguiría no sólo ampliar su conciencia y establecer contacto con lo “milagroso”, como tanto anhelaba. Sino también brindarle un giro por completo distinto a toda la cantidad de conocimientos enciclopédicos que acumulara hasta antes de conocer a su maestro. Aterrizándolos, encontrando conexiones entre los conceptos, equiparando teorías y sobre todo volviendo más reales y concretas tantas definiciones teóricas que llevaba a cuestas.

Según Gurdjieff, existe una diferencia fundamental entre saber y comprender. El saber es acumulativo, expansivo, cuantitativo, se define por la cantidad de conceptos, explicaciones, verdades sustentadas y demostradas que posee alguien. Tal como han hecho la mayor parte de sabios y científicos de Occidente.

Por su parte, la comprensión, en apariencia sencilla, consiste en mantener una misma verdad durante años, e ir profundizando en ella de diferentes modos y a diversos niveles, ahondando en ella con el paso del tiempo y la disciplina interior. Entendiéndola no sólo con la mente, sino también con el corazón.

Sabemos que hemos comprendido algo y que no sólo lo hemos aprendido o memorizado mecánicamente, cuando caemos en la cuenta, inclusive después de años, que hasta ahora hemos podido comprender algo que era evidente y que por alguna razón antes no podíamos entrever ni elucidar.

  1. La inevitable separación

A inicios de la Segunda Guerra Mundial, Ouspensky comenzó a experimentar desazón ante las nuevas iniciativas y el rumbo que tomaban las enseñanzas de Gurdjieff.

Piotr señala en sus escritos autobiográficos que por primera vez pudo separar el pensamiento de Gurdjieff, al cual comprendía cada vez más y le era crecientemente más útil, de la persona del maestro.

Esta era por cierto, justo una de las enseñanzas promulgadas por el Cuarto Camino: aprender a no identificarse con las personas y las circunstancias. Vencer y erradicar los sueños y las idealizaciones. Independizarse y lograr separarse de su maestro tras un largo periodo de formación.

No era que tuviese algo en contra del mago, o que considerara erróneo su proceder. Se trataba de que simplemente Ouspensky necesitaba seguir otro rumbo, iniciar su propio camino, ser él mismo ahora un maestro.

A finales de los años 30 su separación sería definitiva

Ouspensky partió hacia Inglaterra, donde iniciaría sus propias conferencias y grupos, con sus correspondientes alumnos. Quienes poco tenían que ver directamente con Gurdjieff.

Por su parte, el maestro y mago partiría hacia América, en donde encontraría gran cantidad de alumnos y seguidores nuevos. Convirtiéndose en un tremendo hablante del inglés y conocedor de la cultura norteamericana.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s